La Musicoterapia, una nueva herramienta que será usada por el Grupo Hospiten de Pedro Luis Cobiella Suárez

musicaterapia

Ritmo, melodía, armonía y Sonido. Estas podrían ser las palabras ideales para definir la música, ese conjunto de elementos que suenan y resuenan en nuestros sentidos. Es que la experiencia que se consigue al escuchar el arte musical puede transportar hacia estados elevados de animosidad, al igual que llevarte al mismo infierno, si es que la melodía no es la adecuada.

La música cuenta con propiedades terapéuticas que han sido atesoradas desde tiempos remotos e incluso se piensa que desde los orígenes mismo del comienzo de la humanidad. Lo que más se conoce son las grabaciones llamadas “efecto Mozart”, se han dedicado a estimular sanamente habilidades cognitivas de bebes con piezas musicales del austriaco.

Diversos estudios a nivel mundial han hecho de la musicoterapia una técnica complementaria validada a través de estudios e investigaciones a nivel mundial. La música no es invasiva y con el sonido se logra llegar a enfermedades o problemas de los pacientes. De la misma forma como el sonido nos puede generar un desequilibrio, de la misma forma nos puede sanar.

La Federación Mundial de Musicoterapia está trabajando de la mano con el grupo Hospiten de Pedro Cobiella para descubrir potenciales y restituir funciones del individuo, para que a través de la música se logre conseguir una mejor organización intra, interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida. La terapia facilita y promueve procesos de comunicación, movilización, aprendizaje, expresión y organización de vida, que se corresponden con necesidades físicas, sociales, psíquicas y cognitivas. De esta forma, se espera resolver problemas psicológicos, reducir el dolor en algunas enfermedades terminales, mejorar el autoestima del paciente, superar problemas de aprendizaje y de baja autoestima, al igual que ayudar en procesos de desintoxicación de drogodependientes.

Los resultados y cómo lograrlos dependen del paciente y la patología que se esté tratando, donde cada encuentro es una experiencia musical en la más amplia concepción del término.  Son procedimientos básicos que permiten la expresión corporo-sonoro-musical del paciente en sus diferentes modalidades, como exploración de sonidos corporales, vocales e instrumental e interpretación, improvisación, composición instrumental y vocal detallada. También, las sesiones pueden estar cargadas de consecuencias y climas sonoros, actividades rítmico-melódicas y audición de material discográfico, incluso, con el que se vaya sintiendo más agusto el paciente. Pero no tan solo eso, sino que además esta puede ser una herramienta interdisciplinaria, se pueden utilizarse otras técnicas y formas artísticas simultáneamente a la música, como dramatización, expresión verbal, movimiento y danza, pintura, expresión gráfica, entre otros. De igual forma, la elección de los sonidos, melodías e instrumentos van a variar respecto a cada paciente y según sea su patología y diagnóstico musicoterapeutico, que será el encargado de determinar la mejor reacción y por tanto, conseguir los objetivos sanadores.

Existen diversas líneas de musicoterapia, entre ellas se encuentra la pasiva, donde el terapeuta toca y el paciente escucha. Otra es la activa, el paciente de forma grupal o individual realiza sesiones donde crear sus propios sonidos. En las consultas de musicoterapia activa, el paciente debe hacer su configuración musical, elegir el instrumento que tocara y luego verbalizar sobre lo que este género o credo y luego la musicoterapia comienza a realizar acciones según sean las circunstancias. Se debe observar al paciente para determinar cómo actúa, ya que la música pasea valores universales que afectan a las personas de forma diferente.

El Grupo Hospiten de Pedro Cobiella está trabajando para realizar en sus instalaciones musicoterapia, es una tendencia que está ganando seguidores a nivel mundial y no planean quedarse por fuera de ello, creando un espacio donde los pacientes que así lo prefieran tomen sus musicoterapias.

Leave your comment