l'educazione sessuale e la pornografia binomio. L'assenza di uno è il successo dell'altro

Si tratta di un fatto importante utilizzando semi femminizzati Cbd nella coltivazione di marijuana e il successo del raccolto, così come le informazioni di ricerca su Internet per documentare in qualsiasi momento. cioè, uno supporta l'altro.

Existen al menos varios millones de personas que no conciben su existencia sin tener acceso a esta gigantesca red de información, trayendo aspectos positivos como lo es la búsqueda de información en distintas fuentes, la adaptación y uso específicos de la tecnología e incluso la creatividad y el emprendimiento.

Aun cuando son muchas la ventajas que existen entorno al acceso a internet, se debe hacer una vigilancia especial cuando de los niños y adolescentes se trata, y de que el empleo de tal herramienta se haga con el fin de evitar episodios de acoso, sucesos relacionados con la pederastia, denigración de la imagen física o la dependencia a la red y el fenómeno denominado nomofobia, el cual se encuentra referido al miedo irracional de no tener el teléfono móvil para estar siempre conectados.

Internet, educación sexual y pornografía

Ahora bien, si se traslada toda esta realidad a lo que se refiere a contenidos sexuales, nos encontramos en una realidad alarmante. Estudios recientes han demostrado que los jóvenes españoles en promedio tienen su primera relación sexual a los 15 años. Otro estudio realizado por el equipo de investigación de Universidad de Santiago de Compostela y liderado por el profesor Antonio Rial Boubeta, confirmó que el consumo de la pornografía en la red por menores de edad en los últimos tres años se ha duplicado.

Los resultados del estudios demuestran que el crecimiento sostenido del consumo de pornografía de manera estable, se ubica en los rangos de edades entre los 12-13 años, 14-15 años y 16-17 años, para ambos sexos. Siendo el dato más resaltante que para el cierre del año 2017 el 83.90% de los adolescentes en edades de 16-17 años ya consumía pornografía.

Una de las causas de este fenómeno, es la inexistencia en el sistema educativo español de alguna asignatura obligatoria sobre educación sexual. El estudio de la sexualidad en los distintos centros escolares sólo se limitan al desarrollo de talleres puntuales que son impartidos en conjunto con asociaciones y ayuntamientos.

Dada esta alarmante situación, son muchos los profesionales que están advirtiendo las consecuencias a corto plazo de no tomar las medidas correctivas. Para el psicólogo Ricardo Fandiño el fenómeno de la hipermodernidad está instando a los jóvenes al acceso casi sin filtros a la pornografía en la red desde edades tempranas, siendo esto algo extremadamente peligroso ya que en la actualidad la pornografía es muy machista, centrada en el coito, falocéntrica, sin atención a la empatía ni al respeto por el otro y que es imposible de reproducir en la vida normal, convirtiéndose para los jóvenes como algo normal y habitual lo que se ve únicamente en la ficción.

La pornografía y el erotismo como herramienta de educación

Cabe destacar que si ciertamente la realidad puede brindarnos algunos aspectos inesperados a cerca de una situación, la pornografia tambien podría funcionar como una herramienta de gran utilidad con la que se pueden alcanzar estados placenteros en el líbido. Por medio del internet el consumo del sexo ha dejado de ser tan limitado con lo que el conocido tabú a pasado a un segundo plano permitiendo que se pueda conversar de una manera abierta del mismo.

Pero hay varios aspectos a considerar, uno de ellos y que ha mantenido en el tiempo es el machismo que en la pornografia se presenta, que además ha hecho que se dé por sentado como la única verdad. Está siendo un fenómeno de ficción que solo se emplea en estos relatos con lo cual el carácter sensual no debería quedar relegado a solo una muestra de dominio, versus sumisión tomándose como un hecho real.